Todos esperamos que los alimentos que consumimos sean inocuos y aptos para el consumo.

Las enfermedades transmitidas por los alimentos y los daños provocados por éstos pueden llegar a resultar fatales.

Ante este panorama, surge la necesidad de establecer nuevos medios para controlar los posibles riesgos para la salud a través de la cadena alimentaria.