El sector del comercio ha sufrido en los últimos años un cambio vertiginoso, pues en gran parte de los países desarrollados, lo que antes era un sector formado por pequeñas tiendas y almacenes, está ahora dominado por grandes superficies dirigidas por grupos multinacionales que compiten por el mercado mundial.

En cada territorio puede darse un panorama propio, marcado siempre por algunas generalidades: la existencia de grandes superficies comerciales y de ocio y la sobrevivencia de pequeños comercios, generalmente en el centro de las ciudades o en el interior de diferentes barrios. Cada tipo de establecimiento, cada tipo de actividad, tiene sus propios riesgos.

Este manual se propone examinar los riesgos derivados de las tareas del personal del sector del comercio y proporcionar un conocimiento sobre la protección adecuada frente a los riesgos que inciden en la salud y seguridad de los trabajadores en las diferentes tareas.

Si bien es cierto que el trabajo en el sector comercial presenta uno de los índices de siniestralidad más bajos en comparación con otras actividades empresariales, no lo es menos el hecho de que las tareas desarrolladas en este tipo de establecimientos están extendidas a la práctica totalidad del tejido empresarial.

Es por el gran número de personal afectado, y no tanto la gravedad de los accidentes que en este tipo de dependencias se producen, que se debe poner énfasis en la prevención de los mismos. Y aún más, cuando existe la creencia errónea, de que en algunos tipos de comercio no hay riesgos.

Por tanto, es de vital importancia conocer las medidas preventivas generales, las prácticas de trabajo seguro, las medidas de protección colectiva adecuadas y el correcto uso de los Equipos de Protección Individual (EPI’s) en el sector.