Los talleres de reparación de vehículos constituyen una actividad de fuerte implantación en las sociedades modernas, debido a la necesidad de un mantenimiento permanente del parque automovilístico. En todas las ciudades, pueblos e incluso carreteras proliferan este tipo de empresas, y con ellas, inevitablemente, surgen riesgos laborales.

Como es sabido, la legislación preventiva establece la obligación de informar y formar a los trabajadores sobre los riesgos presentes en su entorno laboral, así como, sobre las medidas preventivas, organizativas y técnicas para minimizar y enfrentar adecuadamente dichos riesgos.

Es importante tomar conciencia de que la Prevención tendrá cada vez mayor éxito en la medida en que haya un cambio cultural, en que se adopte una cultura de trabajo que incorpore hábitos y procedimientos de actuación seguros y saludables. Es muy importante concienciar a todos los integrantes de la relación laboral de que son ellos los responsables últimos en el cumplimiento de ciertos comportamientos que garanticen la propia Seguridad.

Por otra parte, la realidad demuestra que un trabajo bien hecho es siempre un trabajo seguro. En otras palabras: la prevención es una buena aliada de la productividad y de la disminución de los costes en la empresa.